• CAEB y Fundación Shambhala suscriben el acuerdo de inserción laboral para jóvenes en riesgo de exclusión social

    “Con ‘CAEB FACILITA’ queremos favorecer el acceso al empleo a las personas que tienen más dificultades para encontrar trabajo y estimular la Responsabilidad Social Empresarial” 

    Palma, 12 de junio de 2018.- La presidenta de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB), Carmen Planas, y el director de la Fundación Shambhala, Víctor Mora, han suscrito el acuerdo de inserción laboral para jóvenes en riesgo de exclusión social dentro del ‘Programa CAEB FACILITA’ porque “queremos favorecer el acceso al empleo a las personas que tienen más dificultades para encontrar un puesto de trabajo y porque queremos estimular entre las empresas de Balears valores en el ámbito de la Responsabilidad Social Empresarial”, ha señalado Carmen Planas.

    Víctor Mora ha señalado que “la Fundación Shambhala es una organización dedicada a fines sociales y muy especialmente a la reinserción en el mundo académico y laboral de jóvenes mallorquines con problemas de integración. Desde Shambhala apoyamos e inspiramos a estos jóvenes para que se conviertan en adultos maduros y responsables”, destacando que “los jóvenes no dejan Shambhala hasta que están firmemente en una trayectoria profesional y con opciones de ser contratados como empleados de alguna empresa”.

    Mora ha explicado el programa ‘Shambhala wash’ “un servicio de lavado de coches en aparcamientos que, ya sean municipales, centros comerciales, puertos deportivos, campos de golf o de oficinas y empresas, ofrece a los jóvenes la oportunidad de participar en la recaudación de fondos destinados en su totalidad a permitirles retomar sus estudios y, al hacerlo, obtener las calificaciones necesarias para mejorar sus perspectivas de empleo”.

    La Fundación Shambhala es una entidad sin ánimo de lucro creada por Suzie Black en Mallorca en abril de 2013 que trabaja con jóvenes desfavorecidos de la isla, tanto hombres como mujeres de 18 a 24 años que ya no son atendidos por los servicios sociales, o que no cuentan con el apoyo de una estructura familiar o, simplemente sin medios financieros para poder cursar una carrera, u otro curso formativo, situaciones que confieren a estos jóvenes un mayor riesgo de exclusión.

·