• Gustavo Zerbino emociona con su relato de superación a trescientos espectadores en Palma

    El superviviente del accidente de avión en los Andes en 1972, ha compartido su experiencia y las enseñanzas de aquella gesta en un acto organizado por CAEB y Eurofirms 

    Zerbino: “Cuando la mente te dice que ya no puedes, aún puedes dar 10.000 pasos más” 

    Palma, 9 de mayo de 2016.- La presidenta de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB), y el director general de Eurofirms, Miquel Jordà, han inaugurado la conferencia que ha pronunciado en Palma Gustavo Zerbino, superviviente de la tragedia de los Andes de 1972, ante trescientas personas que se han emocionado al escuchar su relato este lunes en el Hotel Palas Atenea.

    Carmen Planas ha destacado que Zerbino “es un referente de inspiración para todos en términos de superación, compromiso, liderazgo y motivación de equipos” y ha añadido que “tanto CAEB como Eurofirms, compartimos un objetivo común: ayudar a las empresas a cuidar y potenciar su principal valor: las personas, contar con equipos de trabajo bien liderados, comprometidos, motivados y capacitados, es garantía de competitividad y éxito empresarial”.

    Por su parte, Miquel Jordà, ha señalado que el de Gustavo Zerbino “es un magnífico ejemplo de superación para aprender a hacernos fuertes ante la adversidad y encontrar la motivación necesaria para seguir adelante y conseguir nuestros objetivos en el ámbito profesional y, cómo no, en nuestra vida personal”.

    En 1972 Gustavo Zerbino se convirtió en un ejemplo de superación cuando él y otros 15 compañeros del grupo que integraban el equipo de rugby lograron sobrevivir al famoso accidente de avión en la cordillera de los Andes, más tarde recreado en el filme ‘Viven’.

    En su intervención, Zerbino ha explicado los detalles de aquel accidente y de cómo lograron mantenerse con vida los 16 supervivientes de la tragedia.

    El viernes 13 de octubre de 1972 un avión uruguayo, que llevaba 45 pasajeros a Chile, de los cuales muchos eran estudiantes y jugadores de un equipo de rugby, se estrelló en la Cordillera de los Andes.

    Doce murieron a causa de la caída y los supervivientes tuvieron que soportar entre otras cosas a la temible Cordillera, treinta grados bajo cero durante las noches y al hambre.

    Trataron de resistir con las escasas reservas alimenticias que poseían, esperando ser rescatados, pero su esperanza cayó al enterarse a los diez días del accidente por una radio que ellos mismos habían logrado reconstruir, que se había abandonado su búsqueda.

    Finalmente hartos de las bajísimas temperaturas, los amenazadores aludes, angustiados por la continua muerte de sus compañeros y la lenta espera del rescate, dos de los miembros del equipo decidieron cruzar las inmensas montañas para así llegar a Chile.

    De esta manera es como el 22 de diciembre de 1972, después de haber estado durante 72 días aislados de todo, el mundo se entera que dieciséis vencieron a la muerte en la Cordillera de los Andes.

    “La vida puede más”

    Gustavo Zerbino, que tras el accidente estudió Medicina y actualmente trabaja en un laboratorio farmacéutico, ha concluido que la experiencia vivida en 1972 “es un aprueba de que la vida puede más” y, como enseñanza ha trasladado a un público emocionado que “para solucionar los problemas hay que aceptarlos y atravesarlos, ser cien por cien responsables y estar cien por cien comprometidos y nunca, nunca, dejar de disfrutar la vida”.

    Zerbino ha explicado que “el camino no es quejarse porque las cosas no son como uno quiere, porque eso conduce a la negatividad y al fracaso, sino que hay que afrontar los problemas impulsando la acción”.

    “Las cosas que me ocurren dependen de mí y tenemos que elegir si queremos ser un espectador o luchar para convertirnos en protagonistas de nuestra propia vida”. “Ser libre es tomar decisiones, pero para hacerlo hay que tener valor” ha defendido Zerbino ante un público que ha seguido sus palabras con gran expectación.

    “Triunfan aquellos que saben hacer un uso eficiente del manejo de su energía” y “la mente es un instrumento y hay que saber utilizarla positivamente porque cuando la mente te dice que ya no puedes, aún puedes dar 10.000 pasos más” ha afirmado Zerbino para quien la clave de su experiencia es “vivir la vida con amor, con solidaridad y con gratitud”.